sábado, 2 de julio de 2011

Cuento Agroecológico I: De como aprendí qué era la biodiversidad……

Mi abuelo era de los de botas de piel vuelta y barro en las suelas, un rastrillo y una azada con un buen cabo de madera que enfriaba en el agua del pozo antes de ponerse a las labores.  

Aunque siempre me reprendían, de vez en cuando, me colaba en el huerto porque era el lugar dónde podía atrapar más cantidad de bichos; en primavera y verano se daba más que una explosión: abejas, escarabajos brillantes, mariquitas, gusanos, moscas de colores, libélulas y otros insectos alados debajo de los nísperos y hasta la acequía, a lo largo de calles alternas de cebollas y zanahorias, de ajos y lechugas… todos paseando, comiendo, llevando cosas de un lado a otro, haciendo cosas que yo no terminaba de acertar exactamente y que, en definitiva, eran cosas de bichos.
A veces planificaba incursiones entre las hileras de plástico negro de los vecinos pero la caza se hacía poco fructífera y me aburría. Otras veces, me quedaba simplemente allí, sumida, observando como una mantis ocre hacía de las molestas hormigas un festín inigualable.

A los gritos de mi abuela y de mi madre me escabullía por la linde, eligiendo una nueva zona de juego que me permitiera explicar porqué mis botas, como las de mi abuelo, volvían a estar llenas de barro.

Autora: Iluminada y sus recuerdos. 

Licencia de Creative Commons
Cuento Agroecológico (serie numerada mediante numeración romana; cada cuento lleva un segundo título específico tras la numeración precedido por dos puntos) by Iluminada Banda García is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.

1 comentarios:

Pronto intentaré colgar la versión audio

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More